420s.Club
El Club de Clubs 420

El Club de Clubs 420s

Inicio » Medicinal
medicinal

El poder curativo del cannabis

La planta de cannabis ha acompañado a la humanidad por miles de años como valiosa aliada de la salud. Culturas como las chinas, indias, romanas y americanas descubrieron desde tiempos ancestrales sus propiedades calmantes, analgésicas y curativas. 

En la antigua China se prescribió ya en el siglo XVI para tratar desde dolores hasta espasmos y partos difíciles. Mientras los hindúes lo recomendaban en su conocido sistema ayurvédico para calmar males diversos. Europa recogió estas enseñanzas y para el siglo XIX estudios pioneros demostraron sus beneficios comprobados para aliviar síntomas como inflamaciones, dolores musculares y crisis epilépticas. Esto llevó a que fuese incorporado ampliamente en farmacopeas del momento. Lamentablemente en los años 1930 una fuerte campaña prohibicionista ignoró su legado terapéutico y criminalizó su uso. No obstante, desde finales del siglo pasado la ciencia ha confirmado su potencial medicinal regulando nuestro endocannabinoide sistema. Hoy se ha demostrado su eficacia para náuseas, espasmos, dolor crónico, ansiedad, epilepsia y más. Además existen resultados alentadores en otras patologías que igual podrían aliviarse con cannabinoides. Su estudio científico apenas comienza, pero promete desvelar aún más aplicaciones para mejorar la calidad de vida de millones. Es tiempo de que el mundo recupere la confianza en esta antiquísima medicina verde.

No fue hasta la década de 1990 cuando Israel fue pionero en autorizar su empleo terapéutico, luego le siguieron Holanda y Estados Unidos. Finalmente en 2006 la OMS reconoció que el cannabis posee efectos beneficiosos reales y que no existe riesgo de sobredosis mortal.


A nivel científico hoy sabemos que el cannabis contiene más de 100 cannabinoides, siendo los más estudiados el THC, responsable de sus efectos psicoactivos, y el CBD, que no lo es. Ambos actúan sobre el sistema endocannabinoide presente en humanos, regulando muchas funciones corporales.


  • Actualmente se ha demostrado sus beneficios para una gran variedad de trastornos y enfermedades, tales como:
  • Náuseas y vómitos causados por la quimioterapia en pacientes con cáncer. El THC es eficaz controlándolos.

  • Dolor crónico y espasmos musculares. Tanto el THC como el CBD demuestran efectos analgésicos y relajantes musculares, con aplicaciones en dolencias reumáticas, esclerosis múltiple, incluso dolor oncológico.

  • Trastornos convulsivos como la epilepsia. Algunos cannabinoides como el CBD han mostrado poder controlar y reducir las crisis epilépticas, en especial en casos refractarios.

  • Padecimientos neurológicos. Existen indicios de que el cannabis puede ayudar en enfermedades como la esclerosis múltiple o el Parkinson al aliviar síntomas como espasmos, rigidez y dolor. También se explora su uso en Alzheimer, derrames y lesiones cerebrales.

  • Trastornos mentales. Estudios apuntan a que el CBD puede ser eficaz para tratar condiciones como la ansiedad, depresión e incluso el trastorno bipolar. Asimismo, el THC se usa para náuseas y aumento de apetito en pacientes con VIH/SIDA u otro tipo de pérdidas de peso.

  • Inflamación y síntomas autoinmunes. Los cannabinoides poseen propiedades antiinflamatorias y analgésicas que los hacen prometedores para enfermedades reumáticas, colitis, lupus y esclerosis múltiple.

  • Náuseas por otros motivos. Además del cáncer, también se usa off-label para náuseas de embarazo u otros orígenes como cinetosis o quimioterapia no oncológica.

    • Glaucoma. Estudios muestran que el cannabis puede reducir la presión intraocular en pacientes con glaucoma.

    • Trastornos del sueño. Diversos cannabinoides como el CBD tienen propiedades hipnóticas y se explora su uso en insomnio.

    • Problemas respiratorios. El cannabis puede aliviar síntomas como el asma, al ser broncodilatador y antiinflamatorio natural.

    • Trastornos gastrointestinales. Existe evidencia de su efectividad en enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa.

    • Piel y uñas. Productos cosméticos con CBD y CBG muestran beneficios antiinflamatorios y antimicóticos en problemas dermatológicos.

    • Salud cardiovascular. Estudios sugieren que cannabinoides como el CBD podrían tener propiedades cardioprotectoras.

    • Cuidado para la salud femenina. Se explora su uso en síndrome premenstrual, menopausia, endometriosis y como analgésico natural en el parto.

    • Pérdida de peso en VIH/SIDA. El THC estimula el apetito de manera segura en estos pacientes.

    • Adicciones. Por sus efectos analgésicos y ansiolíticos, es una alternativa no tóxica para dependencias de opiáceos u otras sustancias. 

    • Entre Muchas otras

Accede a nuestra Wiki Biblioteca Colaborativa sobre Cannabis Medicinal
sheshat

El cannabis en las culturas ancestrales

Desde hace miles de años, diversas culturas alrededor del mundo reconocieron las propiedades curativas de la planta de cannabis. En la antigua China ya se prescribía en textos médicos del siglo XVI para calmar dolores, convulsiones y espasmos.


En la India era valorada en el sistema ayurvédico por sus virtudes relajantes y antiinflamatorias. Mientras que en el imperio Romano se usaba como ungüento para tratar partos complicados, dolencias comunes y raspones.



En África y Medio Oriente también formaba parte de la herbolaria tradicional, incluso hay evidencias de que se menciona en la Biblia [puedes leer más en este link]. Los aztecas lo empleaban para tratar malaria, reumatismo y dolores de parto. Estas culturas transmitieron su conocimiento a Europa, donde su uso se extendió ampliamente.


Auge del cannabis en medicina occidental

Fue en el siglo XIX cuando la medicina occidental rediscutió formalmente sus bondades. Estudios pioneros del cirujano irlandés William O'Shaughnessy demostraron sus propiedades analgésicas y relajantes musculares.


Gracias a ello, fue incorporado en numerosas farmacopeas y manuales médicos de la época para tratar desde asma y reumatismo, hasta epilepsia, migrañas y malestares GI como la diarrea.


Su empleo terapéutico se expandió por todo el mundo. En Estados Unidos médicos prominentes como el neurólogo William Hammond respaldaban sus beneficios contra la histeria, la neuralgia y hasta la rabia.

prohibicion_cannabica

La prohibición del cannabis medicinal

A pesar de contar con siglos de historia de uso ancestral y datos científicos favorables, en la década de 1930 se desató una fuerte campaña en contra del cannabis.


Esta prohibición tuvo sus raíces en prejuicios racistas y amarillismo periodístico más que en evidencia médica. Se le tachó de planta degeneradora sin ningún valor, a pesar de que muchos médicos se oponían a esta criminalización.


En 1937, Estados Unidos aprobó la Ley de Impuestos sobre Marihuana que lo prohibió en todo el país. Poco después la ONU hizo lo propio a nivel global con convenciones que ignoraron su historial terapéutico.

historia marihuana

Renacimiento del cannabis medicinal

Sería desde la década de 1970 cuando se reanudaron investigaciones que confirmaban actividades farmacológicas reales en los cannabinoides. Pero no fue hasta la década de 1990 que países pioneros como Israel y Holanda volvieron a permitir su empleo médico.

En 1988 se descubrió el sistema endocannabinoide presente en mamíferos, incluidos los humanos. Esto avanzó la comprensión de cómo ciertos fitocannabinoides del cannabis interactúan con dicho sistema de manera saludable.

Para finales del siglo XX Estados Unidos, gran parte de Europa y países americanos comenzaron a reconocer su potencial terapéutico tras años de prohibición. Se abrió una segunda oportunidad para explorar esta milenaria medicina.

Accede a nuestra Wiki Biblioteca Colaborativa sobre Cannabis Medicinal

Avances del cannabis medicinal en el siglo XXI

Con el nuevo milenio, la investigación clínica sobre cannabinoides ha avanzado enormemente. Se ha profundizado en su farmacología, mecanismos de acción, interacciones y aplicaciones terapéuticas más prometedoras.

En 2006 la OMS reconoció que el cannabis tiene usos medicinales comprobados y bajo riesgo de sobredosis. Países como Canadá, Alemania y algunos estados de EE.UU. comenzaron a regularizar su producción y distribución para ciertas patologías.

Hoy se ha confirmado su eficacia para tratar náuseas por quimioterapia, espasmos musculares, dolor crónico de diversas etiologías, epilepsia, ansiedad, depresión e insomnio entre otros.

También hay resultados preliminares esperanzadores para esclerosis múltiple, Parkinson, Alzheimer, cáncer y enfermedades cardiovasculares. Se explora incluso su potencial terapéutico sobre condiciones inflamatorias y autoinmunes.

Aun falta camino, pero los avances apuntan a que el futuro del cannabis medicinal es promisorio. Su legalización global permitirá llegar a más pacientes y profundizar el conocimiento de esta antigua aliada de la salud humana.

activismo_cannabico
siglo21cannabis

Un sanador para la Madre Tierra

Al igual que sus propiedades curativas auparon la salud humana a lo largo de la historia, el cannabis promete ser un gran aliado para sanar a nuestro planeta enfermo.

Sus nutrientes enriquecen los suelos desgastados, dándoles nueva vida como un ungüento que cicatriza la piel.

Su capacidad de fijar carbono podría funcionar como una planta de dialisis que purifica la sangre envenenada de nuestro atmosphere.

Su biomasa renovable ofrece materiales que reemplazan contaminantes, actuando como antibióticos que combaten infecciones nocivas para el ecosistema.

Incluso sus aceites limpios guardan el potencial de operar como una vacuna energética, inmunizando a la naturaleza contra las fiebres del petróleo y gas erosivos.

En un futuro reconoceremos al cannabis como el samaritano verde que asiste a la convalecencia de nuestro planeta confera como sus hojas curan.

Aunque el camino por recorrer sigue siendo largo, iniciativas pioneras demuestran que un futuro sostenible e inclusivo para el cannabis está más cerca cada día. Más pacientes reciben alivio, más científicos desvelan sus misterios, y más legisladores abren sus ojos a la evidencia.


Con el tiempo, quedarán atrás prejuicios infundados que entorpecieron su estudio. País tras país integrarán a esta planta curativa que durante milenios ha cuidado de Nosotros. Con su ayuda, podremos construir sociedades más sanas y armoniosas con la Tierra. Este es apenas el principio de lo que revelarán sus hojas cuando todas las manos se unan para cultivar su legado.

Accede a nuestra Wiki Biblioteca Colaborativa sobre Cannabis Medicinal
Scroll to Top